Micropigmentación Capilar

¿Qué es la Micropigmentación Capilar?

La micropigmentación capilar o también conocida como tricopigmentación capilar es una innovadora, actual y moderna técnica asociada al maquillaje permanente encargada, de manera muy sofisticada, de lograr un fingimiento óptico visible y completamente natural del origen capilar en el cuero cabelludo inyectando pigmentos bajo la piel. El aprendizaje profesional que este método promueve está encargado de que no se lleven a cabo fugacidades en el color, migraciones y/o otros efectos arriesgados que puedan restar la dignidad y autoestima del cliente. La ausencia de pelo puede llegar a ser, para algunos pacientes, uno de los momentos más comprometidos dentro del procedimiento estético puesto que el pelo juega un papel fundamental en la belleza y la imagen personal.

Los pacientes que solicitan este tratamiento buscan que se les ofrezca algo más que la certeza, confianza y seguridad de los efectos finales. Entre ellas, empatía, entendimiento y privacidad por parte del profesional, o sea, que el técnico sea receptivo a las preocupaciones y demandas del usuario y comprenda sus necesidades. Cabe resaltar que resulta primordial la cooperación con centros estéticos de trasplante capilar porque se encuentran variadas disyuntivas al problema de la alopecia y se tiene que saber entregar al paciente la alternativa que mayor calidad que se adecue a sus requerimientos y situación estética. Por consiguiente, este método es recomendado como suplemento a la cirugía, para poder llegar a alcanzar un efecto óptico de visión natural a zonas del vello cabelludo ligeramente yerma o con poco volumen tras la aplicación de microinjertos.

Asimismo, la tricopigmentación resulta idónea para clientes que padecen procesos de pérdida de pelo irrecuperable no expuestos a la cirugía, es decir, pacientes con poca compactación capilar que no posibilite la inyecta de microinjertos por el percance de lesionar el pelo visible en la zona tratada.

 

¿Qué diferencias existen entre Micropigmentación Capilar y Tatuaje?

La principal diferencia reside en la perdurabilidad de los procesos que se empleen con estas técnicas. El Tatuaje es duradero mientras que la micropigmentación no lo es. En tricopigmentación, el color se mantiene en condiciones óptimas entre los 6 meses y los 18 meses. El Tatuaje, aun siendo un método fijo, se malgasta con el tiempo, provocando consecuencias nada esperadas. Por lo anterior, la Micropigmentación capilar, permite y ofrece la posibilidad de mantener y alterar el procedimiento ejecutado según vaya siendo necesario.

Por otra parte, otra diferencia característica se observa en la formación y los conocimientos técnicos de los especialistas que ejercen y llevan a cabo estos métodos estéticos y de belleza. Es importante tener en cuenta que los pigmentos empleados son de características distintas, así como la aparatología y accesorios con los que se trabaja.

Por todo lo anterior, al cliente se le debe informar de los resultados más seguros, la formación y evaluación profesional del técnico que realiza el tratamiento, la técnica a emplear, la calidad y característica de pigmentos, aparatología y accesorios.

 

Tricopigmentación Capilar, el remedio a la falta de pelo que triunfa entre los Famosos.

Vin Diesel y Jamie Foxx son ejemplos de famosos pioneros en confiar su imagen a esta nueva técnica que logra cubrir el vello capilar por una duración estimada tres años por unos 1.500 euros

Si presentar calvicie es una situación comprometedora para la mayor parte de la población, aún menos cuando se es joven. Los últimos desarrollos acerca de la alopecia estiman que se está dando constancia de ella a edades más prematuras. Es frecuente, cada vez más, que se presente en hombres con edad temprana y se vaya desarrollando en mujeres de igual forma.

Y es que, según se cotejan numerosos estudios médicos que hablan de la alopecia androgenética como protagonista, el 15% de los jóvenes ya ha empezado a padecer indicios que alertan de una calvicie inicial. Un porcentaje que está aumentando hasta el 40% en aquellos que recién han cumplido la treintena, hasta el 65% en los sexagenarios y hasta un 80% de los octogenarios.

Estas cifras nadie las conoce mejor que la industria farmacéutica que, desde tiempo atrás, presume de buscar una solución que tenga la viabilidad de retardar o revertir la caída del cabello. No obstante, a día de hoy, y aunque se han invertido millones en detectar un remedio para este problema, la solución, aún, no parece estimable.

Mientras se trata de conseguir sacar a la luz el inalcanzable antídoto del crecepelo, la verdad es que la ciencia avanza cada día más en mejorar la naturaleza de vida del crecimiento capilar. Por ejemplo, con los que llevan a cabo el uso del láser para regenerar las mitocondrias que no generan nuevos folículos en las personas que presentan poco vello; los que utilizan los factores de crecimiento con el resultado de reavivar el riego de la sangre presente en las células dañadas por la alopecia y tonificar, de esta manera, los folículos; o también los que se empeñan en mejorar el problema haciendo uso de la técnica médica de la clonación, cuyo foco se encuentra latente en el cultivo de cabellos en células sanas creando “granjas de pelo” para injertar.

Micropigmentación Capilar y Famosos

Aun así, el remedio que más parece llevarse a cabo y alcanzar resultados satisfactorios por todo el mundo entre pacientes con alopecia, con más probabilidad en aquellas personas cuyos organismos ya no toleran a tratamientos con minoxidil, finastirida, dutastirida o ruxolitinib, es el injerto. Este método radica en el trasplante del propio vello capilar a zonas necesitadas de pelo y el coste frecuenta, es inferior a los 8.500 euros que demandan los profesionales más reconocidos, a los que los famosos estadounidenses acuden.

Justamente, dos famosos estrellas de Hollywood como Vin Diesel y Jamie Foxx son los pioneros en una de las técnicas más novedosas, llamativas e innovadoras.

A diferencia del maquillaje a base de microfibras, o de lo que ocurre con los típicos tatuajes, la tricopigmentación inyecta pigmento especial, bio-reabsorbibles y que no mudan de color con el pasar del tiempo, puesto que son capaces de estimular, aparentar y crear una sensación sumamente realista de estar ante una cabeza rapada -que no calva- una vez terminado el procedimiento.

Debido a esto, las clínicas que ya están proponiendo y ofertando esta vanguardista técnica capilar están dejando claro que los especialistas distinguidos en la micropigmentación no tienen que compararse con los tatuadores “de barrio”. Entre otras desigualdades, recuerdan los profesionales que realizan sus trabajos con productos completamente diferentes, y emplean técnicas que se distinguen notablemente del resto de los tatuadores, con punzadas mucho más profundas, entre 0.25 y 1.75 milímetros, que, antes de comenzar cada trabajo, el profesional debe cotejar que el cliente no presenta ningún síntoma o contraindicación.

Una vez que el profesional estima apto al interesado, pasa por llevar a cabo un estudio individual del cliente en el que se elegirá el tinte que sea más acorde a su tono de piel así como la silueta de trabajo dependiendo de sus facciones y deseos. Una vez todo esté todo acabado, se detalla al futuro usuario de que, aunque el dolor es ínfimo, se encuentra la solución de implantar un anestésico antes de cada sesión. El trabajo no se completará en un día.

En principio, el tiempo medio de la primera intervención se sitúa alrededor de cuatro horas, y el paciente necesitará en torno a tres sesiones. La duración de los tatuajes es de aproximadamente unos tres años. Durante este proceso, no obstante, es aconsejable que se lleven a cabo pequeñas revisiones, según las necesidades del paciente.

En lo que se refiere al proceso post intervención, los primeros días se tiende a generar una fina costra en el cuero cabelludo, que cae poco después. El tatuaje presenta, al principio, un tono algo más oscuro que el que permanecerá finalmente. Ya antes del primer mes la tonalidad bajará ligeramente revelando el color definitivo.

Sin efectos secundarios más allá de un mínimo escozor, se suele recomendar al paciente que, una vez finalizada cada sesión, se cubra la zona tatuada con crema solar de protección alta, así como con una gorra o sombrero durante las primeras horas. A más cuidados, remarcan, más tiempo y en mejores condiciones aguantará el nuevo pelo.

En el capítulo de los precios, éstos varían en función del tamaño de la zona que se quiera cubrir, pero oscilan entre los 600 euros de unas entradas o una coronilla y los 1,400-1.500 euros de una sesión de más de tres horas para pigmentar las áreas frontal y parietal al completo. Si salimos de España y buscamos las clínicas más reputadas, como la que tatuó a Vin Diesel, los precios se disparan: entre 2.000 y 8.000 euros la sesión.